Deportes
Tiempo de lectura: 2 minutos

Mucho dinero para nada

Once años después del inicio de las emisiones de la televisión autonómica alguien se preguntará, en cualquier momento, por la utilidad de los 28,6 millones de euros que precisa en la actualidad IB3 para su funcionamiento, si los registros de audiencia siguen siendo inapreciables.

Los redactores de los  presupuestos del Govern para el año que vienen ya cuentan con la correspondiente petición de los responsables del ente Público de Radio y Televisión de Baleares para aumentar sus números en algunos millones de euros más, y vista la vocación expansiva de los presupuestos de la izquierda es un extremo más que probable.

Sobre el papel, la televisión pública tiene ante sí importantes retos: la vertebración de la comunidad, el impulso y normalización de la lengua propia, la cercanía de los contenidos, el apoyo a la industria audiovisual, a la cultura y un extenso etcétera que configura la literatura al uso para la defensa de la televisión pública. Pero, ¿y si nadie la ve? El seguimiento de las audiencias refleja demasiado a menudo el 0,0 de cuota de pantalla (el número de espectadores que, en cada momento, atienden la emisión de los programas).

Un episodio reciente evidencia el drama del Ente Público. El Consell de Mallorca solicitó al canal de esta casa, Canal 4 TV, la emisión de los actos de la Diada de Mallorca, el pasado 12 de septiembre, para garantizarse una cobertura que alcanzara a un mayor número de ciudadanos. La intervención política de los partidos políticos del Govern obligó, in extremis, a modificar las decisiones de IB3 y la tele pública se hizo eco de la Diada de Mallorca. Pero el mensaje ya estaba lanzado, y con meridiana claridad.

Le televisión pública autonómica, y la radio, que también hay una radio, pagan las facturas de la injerencia política del poder de turno, al igual en cualquier caso que el resto de medios públicos de comunicación del Estado, pero con una diferencia notable: la mayoría de canales públicos han sabido mantener unos determinados niveles de audiencia, a pesar de la losa de la intromisión política.

En Baleares andamos dándole vueltas al interrogante: IB3, ¿Para qué?

Actualizado: 14 de marzo de 2022 , , , , ,

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios

Enviar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

magnifiercrossmenuchevron-down
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram