Deportes
Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Por qué Bauzá no nos deja en paz?

En algún renglón de la historia queda que la cena de corresponsales de 2011, la cita anual del presidente de EEUU con lo más selecto de la sociedad periodística norteamericana, fue el punto de partida de la carrera hacia la gloria de Donald Trump. Para el New York Times fue “una noche de humillación pública que en vez de ahuyentarle, aceleró sus feroces esfuerzos para ganar estatura en el mundo de la política”. Aquella noche el presidente Obama se rió en la misma cara de su ahora sucesor por pretender deslegitimar su presidencia con su partida de nacimiento de por medio. Hasta cinco años después no ha rectificado Trump sus dudas acerca del lugar de nacimiento del presidente saliente.

A la vista del intempestivo anuncio de la candidatura de José Ramón Bauzá a la presidencia de su partido, dice que como mero trámite para presidir de nuevo el Govern de Baleares, estos días ha hecho alguna fortuna periodística la comparación, salvando todas las distancias, y son siderales, entre los casos de Bauzá y Donald Trump, lo cual debe halagar sobremanera el gigantesco ego del ex presidente. En el punto de partida de su ambición hay una humillación previa. En el caso que nos queda más cercano, a cargo de buena parte del electorado que apenas cuatro años le había apoyado con entusiasmo. La diferencia es insalvable.

La política económica de Bauzá perjudicó gravemente el tejido productivo de las Islas y su fanatismo ideológico creó una honda fractura en la sociedad de la que todavía no se ha repuesto, razones por las cuales no hay explicación lógica posible a su insensata decisión de intentar recuperar el protagonismo que las urnas y su propio partido le han negado. Aunque por lo que se refiere a su partido, la negativa es sólo parcial: tuvo que aceptarle como senador, con los votos, también, de la misma izquierda que sigue demonizándole. Y de aquella falta de valor y coherencia política para enviar a Bauzá a su casa, los lodos que amenaza esparcir con su anuncio de batallar por el poder partidista.

Aunque sea posible augurar que su proyecto personal apenas tendrá recorrido, de momento ha conseguido dar aire a Francina Armengol, al desviar la atención sobre los problemas del Govern con el socio díscolo, Podemos, con lo que la presidenta socialista ya le debe otra, además de la mejor butaca del Consolat de la Mar.

¿Qué habremos hecho los vecinos de estas Islas para encontrarnos en semejantes tesituras? ¿Cómo habrá que decirle a Bauzá que nos deje en paz?

Actualizado: 14 de marzo de 2022 none

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios

Enviar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

magnifiercrossmenuchevron-down
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram