Deportes
Tiempo de lectura: 4 minutos

Dar en el clavo

Una vez más se vuelve a repetir la historia de todos los años. Los resultados del informe PISA provocan, como siempre, los tópicos lamentos y lloriqueos de un día, las justificaciones de algunos políticos  -que no son tales-, las generalidades más inanes en los medios y el silencio cómplice de los responsables más cualificados. Y, sin más valoración ni análisis, hasta el próximo año. ¡No sea que la gente vaya a aprender!

Como creo que, para no retroceder, hay que remar contra corriente, me permito ofrecer al lector, desde la incorrección, algunos motivos y perspectivas para pensar y formarse criterio propio, que, incluso, les puedan inquietar y hasta perturbar.

Aunque no quiera oírlo y aunque los medios oculten este dato, es indudable que el sistema educativo  imperante hasta ahora ha sido el que impuso la ‘progresista’ izquierda (política, intelectual y mediática). A partir de aquí, es la responsable principal del desastre educacional de este país, de los niveles de incultura de la sociedad española y mallorquina, y del cierto nivel de analfabetismo funcional de muchos jóvenes. ¡Ya es hora! ¡Bájense  del  burro! Esto es, reconozcan el error en el que tan tozudamente han perseverado y con tanta terquedad han mantenido y mantienen.  No gozan de autoridad  para  liderar el futuro.

Nos han llevado al estrepitoso fracaso del sistema, que –excepción del fanatismo sectario- ya nadie niega. ¡Ya han causado bastante daño! No hagan imposible o ineficaz un futuro pacto educativo.

Es igualmente un hecho innegable que la izquierda –allí donde gobierna- está empeñada en maltratar  y, si se le permite y facilita, acabar con la enseñanza concertada y privada. Los ejemplos son numerosos.  Baleares no ha sido la excepción. Recordemos el eslogan en las camisetas verdes a favor de la enseñanza privada. Desde el Gobierno, desde otras muchas instituciones públicas, desde la Consejería de Educación, se viene impulsando (con Mes y Podemos a la cabeza) una política consistente en poner todos los palos posibles en las ruedas de la enseñanza concertada y privada. Se imaginan y representan a sí mismos como los ‘progresistas’ de izquierda? ¿Acaso rechazan la existencia de tanta libertad para aquellas actividades que tanto les gusta realizar en exclusiva y, de este modo, adoctrinar desde su también superada ideología?  ¡No respetan nada! Y, a veces, desconocen casi todo de cuanto hablan.

¡Cáspita! Ahora resulta que, según PISA, los Centros concertados (también los privados) logran mejores resultados que los públicos. Ahora resulta que allí donde proliferan más los centros concertados y privados –tal es el caso de Castilla y León- la eficiencia del sistema se sitúa al nivel de los  países más adelantados de la OCEDE. ¡Casi nada! Ahora resulta que allí,  como Castilla y León, dónde se atrevieron a llevar a cabo un programa de reciclaje del profesorado rural, la eficiencia ha sido evidente.  Como ven, señores de Mes y Podemos, van por el buen camino y pueden sentirse orgullosos.

Otra valoración pertinente  -en contrario de lo subrayado por algunos medios en Mallorca- nada tiene que ver con la que llaman ‘sima interterritorial’. Las diferencias económicas  entre territorios son, efectivamente, claras. Pero, la clave del éxito o del fracaso educativo no radica  -como es obvio- ni en el gasto educativo ni en esas diferencias interterritoriales que se subrayan con otra intencionalidad.

Mallorca, comunidad rica, no destaca precisamente por sus buenos resultados. ¡Oh contradicción! Sólo faltaba que lo conectasen  -que se ha hecho- con el ejercicio solidario entre territorios. ¡Así nos luce el pelo!

Por último,  en el colmo del cinismo, se hace responsable de la situación  -no era esperable otra cosa- a Bauzá, que, según ciertos medios, sumió el sistema educativo balear en un auténtico caos, que ahora resulta muy difícil  de superar y situar en una cierta normalidad.

¡Nos ha venido Dios a ver! A este se le llama, como diría Covarrubías, ‘dar en el clavo’. Ya tenemos el ‘chivo’ expiatorio. Y, a partir de tal señalamiento, ya todo puede explicarse  y justificarse.

Por supuesto, para tan preclaros analistas, nada tiene que ver el control y la orientación que se ejerce en muchos Centros por quien todos sabemos. Nada tiene que ver la actitud de un sector muy importante del profesorado,  que a muchos no pasa desapercibida. Nada  tiene  que ver con  la pasividad de la Consejería  en revisar a fondo –sin criterios políticos- el sistema de selección del profesorado en el futuro. Nada tiene que ver la falta de atrevimiento para abordar con coherencia una cierta actualización del profesorado existente. Nada tiene que ver con la muy alta carga ideológica ni con la adhesión política de muchos profesores a causas ajenas a la educación. Nada tiene que, por supuesto, con el adoctrinamiento imperante en muchos Centros de educación. Todo está muy claro. El gran culpable se llama Bauzá. Y, a otra cosa, mariposa.

Actualizado: 14 de marzo de 2022 none

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios

Enviar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

magnifiercrossmenuchevron-down
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram