Deportes
Tiempo de lectura: 3 minutos

¡Él es Pedro!

Si algo se hizo evidente a todos  -desde el inicio mismo de su elección-, fue que el papa Francisco iba a ser muy diferente a sus predecesores más inmediatos. La Iglesia –por mucho que ahora se empeñen y remuevan quienes todos sabemos- estaba  al borde del precipicio, precisamente por ser ‘autoreferencial’ y estar encerrada en sí misma. Era, en consecuencia, necesario un profundo cambio de rumbo. Así lo entendió la mayoría de los electores.

Quienes lo eligieron, conocían perfectamente su talante, su visión de la Iglesia, su trayectoria pastoral, su programa de reformas, su voluntad de volver a la doctrina del Vaticano II, su amor y su entrega a los más desvalidos.  Lo escucharon en las sesiones previas al Cónclave, confiaron en él y lo pusieron al frente de su Iglesia. Nadie puede, por tanto, reprocharle ahora que esté tomándose en serio su programa reformador.

Por primera vez, es operativa  -¡ya era hora!- la idea según la cual  Iglesia somos  todos (pueblo de Dios) y su gobierno pastoral no puede ser una mega estructura de  poder absoluto.

El poder en la Iglesia es servicio. Busca y pide, desde la sencillez de sus homilías en Santa Marta, que vivamos (testimonio) como lo que decimos ser, que demostremos con hechos diarios  que creemos en la Palabra de Dios, que acomodamos nuestras vidas en la familia y en la sociedad a las exigencias derivadas del mensaje de Jesús.

El problema, a mi entender, radica en nosotros, en quienes nos decimos cristianos. El problema radica en quienes están acostumbrados a disfrutar en la Iglesia de una posición de poder, que ahora se tambalea y acabará por derrumbarse. El problema radica en que cuando Francisco, en base a la palabra de Dios que comunica como nadie al mundo entero sin necesidad de grandes documentos magisteriales, nos exige servicio y testimonio de vida, se explicitan en muchos -sobre todo y también en el entramado jerárquico- las dudas, las resistencias, los reparos, las vacilaciones, la tentación de la oposición y de la crítica. Vamos, que aparece  -como no puede ser de otro modo- la débil condición humana.

A todos aquellos que están en la oposición silenciosa y/o manifiesta, a todos los grupos más fundamentalistas  y tradicionales de la Iglesia, a los cuatro Cardenales que han manifestado su explicita oposición,  a ciertos  personajes de la Curia romana que practican resistencias interesadas, a los miembros del episcopado que han sido superados por el tiempo, les recordaría una escena de las ‘Sandalias del Pescador’.

Cuando el nuevo Papa (Card Kiril Lakota), ante los reproches que recibía de los Cardenales que le rodeaban, se quito el anillo, lo depositó encima de la mesa y les ofreció su renuncia, si todos estaban de acuerdo. En ese momento de silencio e incertidumbre, se alza la voz del Card Leone, que había competido con él en el Cónclave por la elección papal, y, ante la sorpresa de todos los presentes, manifiesta: No estoy conforme. Éste es Pedro.

Lo ha recordado oportunamente Mons Omella: “donde está Pedro está la Iglesia”, el Papa es “principio y fundamento perpetuo y visible de unidad”. “No  nos valen, por tanto, esas ‘matizaciones’ tan humanas, y tan poco coherentes, de que este Papa sí o este Papa no. Siempre el Papa es ‘el dulce Cristo en la tierra’, como lo llamaba santa Catalina de Siena …”. No sirven las resistencias. Siempre “cum Petro et sub Petro”, sea el que sea. ¿En qué quedamos? ¿Por qué esta doctrina era indiscutible con referencia a anteriores Papas y no lo es ahora con Francisco?  Por cierto -y esto lo digo yo-, Papa no hay más que uno.

Actualizado: 14 de marzo de 2022 , , , , ,

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios

Enviar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

magnifiercrossmenuchevron-down
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram