Deportes
Tiempo de lectura: 3 minutos

4.992 kilómetros cuadrados

Divididos en cuatro islas principales, más otras, aún a salvo, que algún día me pondré a contar. También buscaré la proporción que la superficie de nuestras islas supone respecto a la de todo nuestro planeta, donde cada vez vive más gente con ganas de venir, y dinero para pagarse el viaje.

Me hizo gracia leer hace unos días la crítica del PP al Govern por no actuar en movilidad para resolver el atasco global en que está a punto de convertirse Mallorca. Ellos, que se negaron a la Ecotasa cuando tenían al delincuente Matas de presidente, con lo que perdimos millones de euros que nos podrían haber facilitado la travesía de la crisis, o incluso, ya puestos, hasta la compra del asfalto que muchos no deseamos. Después, tampoco Bauzá hizo nada, tan aparentemente distintos, en eso coincidieron.

Leo también, hoy mismo, la encuesta de Canal 4 Diario que dice que el 85% de los lectores de la web tienen “sensación de masificación”. No me fío del todo y, para comprobar tan abultado agobio comienzo a conducir sin destino ni maleta. Sin saber porqué, me viene a la cabeza que un día entraremos en el coche, arrancaremos y, ya en cualquier calle o carretera nos veremos obligados a parar de pronto porque habrá otro delante, con ruedas como el nuestro pero inmóvil. Tampoco podremos retroceder y nos quedaremos para siempre dentro del vehículo, pues estaremos tan rodeados a izquierda y derecha que no tendremos hueco ni para abrir alguna de ambas puertas y salir huyendo. Será entonces pura ilusión lo de abandonar esa cárcel mínima y motorizada que antes circulaba a nuestro albedrío, pero que ya no se podrá mover por culpa de la cadena de consecuencias irreversibles que habrá florecido en ausencia de normas ante la emergencia que cualquiera deduciría si leyera el plan de llegadas a los aeropuertos de las islas. No tardaremos mucho en conseguir que nuestro entorno cercano, desde donde estemos quietos hasta la misma orilla del mar, se convierta en una especie de enredadera definitiva en la que sobreviviremos, o no, pero atrapados para siempre.

Ningún recipiente, al que llamaremos isla, se llenaría hasta rebosar si quien pudo hacerlo se hubiera atrevido a utilizar los filtros adecuados, que denominaremos leyes o, simplemente, sentido común, pero no el de Rajoy cuando se justificaba con su primo, aquel que no veía el peligro del cambio climático. Con un líder capaz de argumentar de esta manera, qué le podemos pedir a sus segundos, o mejor dicho secuaces, a la vista de lo que está ocurriendo en los tribunales.

Durante los años del hoy senador Bauzá se contaron con los dedos de media mano quienes se atrevieron a insinuar que eran las desgracias en la orilla africana del Mediterráneo, y países adyacentes, las que estaban convirtiendo en oro el sur de Europa y enviando a Mallorca los turistas a manadas, no creo que suene rara la expresión, a la vista de las batallas campales que celebran en El Arenal y Magalluf..

Por más vueltas que le doy, para que no se rompa en mil trozos hirientes el frasco flotante que habitamos solo veo dos soluciones que, por lo demás, pueden ser alternativas en una primera fase, pero que al final habrá que acumular. La primera, el aumento de una Ecotasa que debería ser la más cara de Europa y resulta ser la más barata. Y porque yo tampoco puedo viajar al Caribe cada vez que me apetece. La segunda, la limitación real del número de turistas que puedan visitarnos, porque hasta la próxima crisis mundial el dinero seguirá creciendo mientras las lagartijas de Dragonera comenzarán a pensar en suicidarse. Que nadie se asuste por esto, que los tour operadores y hoteleros sabrán convertir la escasez en negocio. Como siempre ha ocurrido.

Es muy difícil poner orden en la sociedad respetando la libertad y la democracia cuando, ni siquiera para la supervivencia, colaboran los que se dedican a condenar todas las dictaduras del mundo, menos la que más les interroga.

Actualizado: 14 de marzo de 2022 ,

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios

Enviar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

magnifiercrossmenuchevron-down
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram