Deportes
Tiempo de lectura: 6 minutos

Cala Rajada se llena de alegría con los personajes grotescos de Gustavo

Ha comenzado la primavera y cuando llega el buen tiempo el paseo Marítimo de Cala Rajada se llena de arte, y este año, también de color y de alegría. La exposición veraniega que el Ayuntamiento de Capdepera monta cada año nos acerca al pintor Gustavo, vecindario de Capdepera y artista internacionalmente reconocido.

Gustavo llenó de color el espigón del muelle de Cala Rajada con dos murales de cerámica, los más grandes de las Islas, y estos meses llenará de color una parte de la costa gabellina, admirada desde el paseo. Si el año pasado estaban los balcones de Vicente Barón que animaban a contemplar el azul del Mediterráneo, este año, las figuras de Gustavo serán un choque multicolor para los ojos de todos los visitantes que pasen por allí.

Gustavo presenta una doble exposición con las que quiere celebrar su ochenta cumpleaños. Por un lado, diez esculturas de los personajes de su mundo pictórico de gran tamaño col • locada a lo largo del paseo. Esta exposición se presenta al público el próximo sábado 6 de abril a las 12h del mediodía y se podrá visitar hasta el mes de noviembre. Con este modelo de exposición el departamento de Cultura quiere sacar el arte a la calle y hacerlo accesible a todos los ojos que paseen por Cala Rajada. Las esculturas que Gustavo mostrará son hechas de diferentes materiales: 7 de hierro entre las que hay 4 pájaros situados a dos metros de altura y de más de un metro de largo, y 3 animales de más de un metro de altura ; y 3 esculturas de poliéster de 2,5m de altura.

Por otra parte, el artista mostrará también una selección de las obras más significativas de los últimos cinco años bajo el título «Una vida desesperadamente feliz», el Centro Cap Vermell. La exposición se abre el próximo 12 de arilo a las 19h de la tarde.

En ella se podrán ver obras de las diferentes etapas pictóricas de Gustavo; también habrá un espacio llamado «Los Gustavos de Regina», obras que el artista ha dedicado a su esposa, y un audiovisual en el que se verán diferentes entrevistas al pintor,

Las exposiciones de Gustavo son una continuidad de la política artística del consistorio que comenzó en 2009 con el Festival de artes en la calle, con el objetivo de acercar las artes visuales y escénicas a los ciudadanos residentes y turistas, dar una dimensión pública al arte y profundizar en el concepto de espacio público como lugar de convivencia y de participación ciudadana donde disfrutar del arte, y establecer puntos de confluencia entre cultura, turismo y patrimonio. En el año 2012, ya desde el centro cultural Cabo Rojo, dentro de este marco artístico, se inició una convocatoria anual de grandes exposiciones de renombre con las fotografías de Norbert Schäfer (2012); Gustavo (2013); Manolo Coronado (2014); Joan Bennàssar (2015); Moisés Gil (2016); Miquel Ginard «Sarassate» (2017) y Vicente Barón (2018).

Varios autores han escrito en el catálogo editado por su 80 cumpleaños. Entre ellos queremos destacar estas fragmentos:

WE ARE THE WORLD, WE ARE THE CHILDREN

Once upon a time there was a child, and the child is here.

Erase una vez un chiquillo que olvidó sus manos sin dedos y dibujó. Un dibujo. Y otro. Y otro. Y luego los coloreó. Y les dió vida. Y ya no paró. Dibujaba y hacía cosas grandes, grandes cosas, y de esta manera creció, grande, inmenso, y como en su diminuto cuerpo no había sitio para tanta humanidad su corazoncito empezó a latir con fuerza y exhaló colores, formas, historias, ilusiones y vivas imágenes que se adhirieron para siempre a las pupilas de todos cuantos con él se encontraron.

Nació de la raza de Aníbal, y con la sangre cartaginesa llena de ideas de carmín intenso conquistó corazones, tierras, islas y continentes, y todos se hicieron suyo aquel nómada gabellí. Aprendió de los mejores, creció en su interior, fue pillo, pasó un hambre épica, viajó con la libertad del viento y se arraigó en el mundo sublime de la fantasía para crear una obra única y universal. Cuanto más dio más rico fue, y pasó por la vida dilatando cada minuto de aliento para convertirlo en el hilo de un ovillo intenso de vivencias útiles, de honda plenitud, para ser y dar felicidad. La suya es la historia ilustrada del siglo XX, surgida a borbotones de una rondalla de Jordi des Racó narrada por los Hermanos Grimm.

Galán inverosímil, alma silvestre, Robinson de tierra adentro, big bang de colores que el tiempo sobrepasa como una nube de plomo anunciando la tormenta y él, siempre superviviente, se aferra a un arco iris de cerámica i caramelo. Parece un cuento de hadas y es real. Aquel chiquillo de nombre Gustavo viste sus ochenta primaveras con un traje sin bolsillos y erguido sobre una roca mediterránea cada amanecer ríe, alto y al infinito, para que las Parcas le escuchen y recuerden que quien tanta vida crea será inmortal. Antoni Gomila, actor

Bienvenidos a un carnaval de personajes grotescos en situaciones absurdas, a un mundo imaginario donde somos capaces de reconocer muchas de nuestras vivencias cotidianas: el territorio Gustavo. Donde el presente nunca fue pasado y las realidades pasadas le aseguran rentabilidades futuras. Una comparsa festiva desfilará en cada uno para el resto de nuestras vidas. Una orgía de color. Una sucesión rápida y deslumbrante de constelaciones multicolores en galaxias inventadas que nos conducen a una catarsis emocional inolvidable. Un espacio de permisividad y cierto descontrol, entre amable y gracioso. Con una certera y casi anárquica crítica social, entre ácida y simpática. Aquí hay juego, ironía con un desatado sarcasmo. Y magia, sobretodo, magia. Gustavo, como buen prestidigitador, nos sumerge en un mundo de fantasía, tan real que nos olvidamos de que es imaginario. Por tanto, recuerden, déjense sorprender;

aquí nada es lo que parece. Y, por favor, lean en voz baja, recuerden que se trata de un secreto, aunque sea a voces.

Sus personajes han organizado una gran fiesta de Carnaval, ¿quién si no?; para celebrar sus ochenta años. En Capdepera: El paseo marítimo, el Centre Cap Vermell, Can Patilla i su estudio en Son Turó seran este año el paraíso onírico del inconsciente colectivo de un artista que, dulcemente, sitúa y recoloca, a todo y a todos a través de la sonrisa.

Pere Cortada

 

Desde que decidió instalarse definitivamente entre nosotros, Gustavo ha ido regando nuestro pueblo con su altruismo, con su manera de ser tan generosa, y al mismo tiempo con su arte, consecuencia lo uno de lo otro. Hoy la obra de Gustavo perfuma el espacio público de nuestra comunidad, para regocijo nuestro y de futuras generaciones, y aquí quería llegar para finalizar mi aportación al catálogo de su ochentavo aniversario. El arte de Gustavo, su personalidad artística, además de inconfundible y definitivamente reconocido a nivel internacional, tiene la virtud de contagiarnos de su positividad. He dicho al principio que, a falta de más elementos de juicio, era su obra aquello que me acercaba definitivamente a la persona. Y esa obra, no exenta de ironía, y aún de mordacidad, a mi entender es sobre todo una invitación a la vida, una ilusionante visión del mundo y una convocatoria a la fiesta que puede y debe ser la convivencia.

Gracias, Gustavo, por ser como eres. Tenerte entre nosotros es una suerte inmensa, porque contigo tenemos un artista enorme y una mejor persona. Feliz aniversario, amigo.

Jaume Fuster

También Gustavo mantiene ese afán de atrevida libertad. En su obra se desliza el rastro de Miró, de Picasso, de Goya. También de Brueghel, el Viejo. Sus sirenas, sus pájaros de alas verdes, sus perros y diablos, sus gallos, sus caracoles, sus guitarras, sus gatos con alas –érase una vez un gato que enseñó a volar a una alondra-, sus bueyes con ruedas de bicicleta, todo cuanto configura su gran carnaval constituye un homenaje al surrealismo. ¿Y si la realidad fuera aquello que pinta Gustavo, si la realidad fueran los espectros que se reflejan en el mar? Todo está ahí, afirma el pintor, en la orilla de una pequeña cala mediterránea. Yo no invento nada. El hechizo de su obra radica en el acercamiento de elementos aparentemente extraños. La imaginación va hacer el trabajo que queda. Al comienzo nos desconcierta, pero los espacios en que se mueven esos seres insólitos nos maravillan, y también nos aturden. Ahora sabemos que el mundo está lleno de gusanos que vuelan como dioses, de serpientes que bailan con las estrellas, de payasos que sueñan en los días felices que nunca existieron. Puede que en el fondo de cada uno de los cuadros que pinta Gustavo esté la voz de Jacques Brel que gime en silencio. O la de Ray Charles, ese Orfeo negro que canta como si quisiera consolar el universo.

Gabriel Janer Manila

Actualizado: 14 de marzo de 2022 none

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios

Enviar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

magnifiercrossmenuchevron-down
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram