Deportes
Tiempo de lectura: 2 minutos

Soy homosexual y me gusta VOX

De todos es sabida mi condición de hombre homosexual y de derechas. Eso no es nuevo, como tampoco lo es la cansina batalla de andar justificando desde hace años ambas cosas. En mil ocasiones he explicado que la condición sexual en nada tiene que ver con la ideología política de cada uno. Y ahora, arrecian las críticas de los que una y otra vez (no se dan por enterados aunque la cosa es fácil de entender) andan con lo mismo. Pues lo quiero dejar claro, y al que le pique que se rasque: soy homosexual y me gusta VOX.
En esto de la sexualidad hay mucha demagogia. Desde la izquierda se nos quiere hacer creer que ellos son los garantes de los derechos de los homosexuales. Por ello reducen a los homosexuales a su mínima expresión, como si sólo fuéramos “buenos mariquitas” los que votamos a la izquierda. No han entendido nada. A nadie, homosexual, heterosexual, bisexual, asexual o lo que le quiera dar la gana, nadie puede decirle qué debe ser y qué debe pensar. Olvidan los del pensamiento único que somos personas. Y sí, nuestra condición sexual es importante, nos define, pero no es el todo. También tenemos inquietudes políticas, sociales o culturales de lo más diverso. Somos individuos, personas, cada uno con sus problemas, anhelos y circunstancias. Me niego a que se me quiera encasillar. Miguel Ángel Ariza sólo hay uno. Soy yo, y yo decido cómo quiero ser y lo que quiero pensar.
En tiempo de campaña electoral me fatiga ver cómo se vierten todo tipo de exageraciones o, con suerte, medias verdades malintencionadas sobre VOX y su planteamiento ante la homosexualidad. La izquierda ha lanzado una campaña de demagogia en nombre de los homosexuales. Esos esfuerzos por demonizar a VOX ni me representan y, ni mucho menos, nadie me ha pedido permiso para hablar por mí. ¿Cree la izquierda que los homosexuales somos tan simples que sólo nos interesa defender con quién nos metemos en la cama o con quién decidimos compartir nuestras vidas? ¿Creen que somos sus borreguitos? Nos reducen a maquinitas de fornicar, como si a un homosexual no le importaran asuntos como la economía, la política exterior, el medioambiente... Los homosexuales no somos las locazas simpáticas que votan sí o sí a la izquierda. Ni nos sentimos rechazados o marginados por VOX.
Lo cierto es que los tópicos de la izquierda nos reducen a estereotipos que deberían haberse superado hace tiempo. Y quiero que se me trate como persona, que no me digan qué debo hacer o pensar. Con quién decida ir yo es asunto mío. Por eso me gusta VOX, porque me tratan como lo que soy: una persona. Dicho está, y mil veces lo repetiré.

Actualizado: 14 de marzo de 2022 none

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios

Enviar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

magnifiercrossmenuchevron-down
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram