Deportes
Tiempo de lectura: 4 minutos

Letizia y Sofía, a la greña en Marivent

El palacio mallorquín de Marivent acoge cada verano a las dos reinas de España: Letizia y Sofía. No es un secreto para nadie que las relaciones entre ambas no son del todo fluidas. Aún colea el conflicto protagonizado por ellas y la princesa Leonor a las puertas de la Seu de Palma.

Un año más, la reina consorte y la reina emérita compartirán durante unos breves días los salones, jardines, comedor, terraza, cocina, piscina y jardines de Marivent… con algunos momentos de convivencia que, quizás, pueden ser no del todo pacíficos.

Susana Hernández recrea, desde su particular visión de guionista de cine y televisión, un hipotético diálogo entre ellas dos.

  1. JARDINES DEL PALACIO DE MARIVENT, POR LA MAÑANA

La reina Sofía se encuentra en la piscina del Palacio de Marivent junto a sus nietos. Victoria Federica le enseña a su prima Irene la nueva manicura que se acaba de hacer mientras Juan, Pablo y Miguel se dan un baño y Froilán fuma algo no muy legal aplatanado en una tumbona.

Todos los nietos están allí. Bueno, todos no. No están, por supuesto, las hijas de los actuales reyes de España: Leonor y Sofía.

La reina emérita disfruta tranquilamente de un refresco al tiempo que toma el sol acompañada de su prole. De pronto, el sol de Sofía se oscurece debido a la sombra de un nuevo personaje que acaba de entrar en escena: Letizia.

SOFÍA:

(Con sequedad)

¿Qué haces aquí?

LETIZIA:

(Mostrando en su voz la misma acritud)

¿Aquí? ¿Te refieres a mi palacio?

SOFÍA:

Te equivocas, querida. Marivent es MI palacio. ¡Pero bueno, si tú apenas te pasas ya por aquí!

LETIZIA:

(Con una falsa sonrisa)

Creo que te confundes, Sofía. ¿O es que tu enooorme edad ya te ha hecho olvidarlo? Tú ya no eres reina. Lo soy yo, y este es MI palacio.

SOFÍA:

(Se levanta de la tumbona, furiosa, dispuesta a enfrentarse)

Soy Sofía Margarita Victoria Federica, hija primogénita del rey Pablo I de Grecia y de la reina Federica. De la familia de los Schleswig Holstein Sondeburg Glüksburg. Fui educada en el prestigioso internado Schule Schloss Salem; tengo estudios universitarios de bellas artes, arqueología, humanidades y hasta una formación profesional en puericultura; soy doctora en Derecho Civil por la Universidad de Oxford; princesa de Grecia y Dinamarca, y reina consorte de España desde 1969.

(Hace una pausa para retomar aire tras la larga enumeración de sus logros)

Y no voy a permitir que tú, una ‘juntaletras’ recién llegada, me robe lo que es mío. ¿Primero mi hijo y ahora mi palacio? Por ahí no pienso pasar.

LETIZIA:

(Manteniendo una actitud relajada y de aire superior)

Muy bien. Pero te equivocas en algo, Sofía.

SOFÍA:

(Desafiante)

Ah, ¿sí? ¿En qué?

LETIZIA:

No eres reina de España desde 1969. Eres reina desde 1969 y ¡HASTA 2014! Ahora la reina soy yo y las cosas se harán a mi manera.

Ambas mujeres intercambian una mirada cargada de odio, entendiendo que jamás habrá un punto de encuentro entre ellas y, por tanto, no tiene sentido continuar con esta conversación.

SOFÍA:

Al menos te habrás traído a las niñas.

LETIZIA:

Pues claro que no. Mi idea era venir aquí sola, a relajarme, puesto que Felipe sigue en Madrid ocupándose de la puñetera investidura de los memos esos. Lo que no esperaba es que hubieras montado todo un campamento de verano.

SOFÍA:

¡Son mis nietos! Quieren ver a su abuela, igual que yo quiero verlos a ellos.

LETIZIA:

Sofía, sé realista. Sabes de sobra que solo vienen por la piscina.

SOFÍA:

(Con voz angustiada)

Pues a esta piscina podrías traer también a Leonor y Sofía, que ya apenas las veo. Y ya no es solo que no dejes que pasen conmigo el verano, ¡sino que ya ni mis caramelos de anís me dejas darles!

LETIZIA:

Leonor y Sofía llevan una alimentación muy estricta y…

SOFÍA:

(Interrumpiéndola)

Y completa. Sí, lo sé. Me sé el discursito de memoria. ¡Pero son niñas y también tienen derecho a divertirse y a saborear mis caramelos de anís! Seguro que sí que dejas que tu madre les dé cosas. Seguro que las has dejado con Paloma.

LETIZIA:

(Desafiante)

¿Y qué si es así? ¿Qué quieres? ¿Qué vengan aquí y terminen como tus otros nietos? ¿Cómo Froilán que no deja de ir de fiestas y emporrado? ¿Cómo Victoria, con un tatuaje y de pijerío con Juan Magán? ¿O como los hijos de Cristina e Iñaki?

SOFÍA:

¿Y a ellos qué les pasa?

LETIZIA:

(Cruzándose de brazos)

Su padre está en prisión, tú me dirás.

SOFÍA:

(Empezando a perder la paciencia)

Los errores de un padre no tienen nada que ver con la vida y carácter de sus hijos.

LETIZIA:

Claro, claro. O si no que te lo digan a ti, ¿verdad? ¿O no estuvo tu padre con un gigoló? ¿Cómo se llamaba? ¿Denham Fouts?

La reina emérita entra en cólera. Está a punto de abalanzarse sobre el cuello de Letizia cuando el rey Felipe VI, que también viene por sorpresa, entra por la puerta.

Al verle, instantáneamente ambas mujeres sonríen y adoptan una posición sosegada, disimulando todo lo que acaba de pasar.

El rey se dirige a su esposa y la besa, para después acercarse a su madre y abrazarla.

FELIPE:

¿Todo bien por aquí, chicas?

SOFÍA Y LETIZIA:

(Con una sonrisa, fingiendo amabilidad la una con la otra)

Estupendamente, cariño.

Actualizado: 14 de marzo de 2022

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios

Enviar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

magnifiercrossmenuchevron-down
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram