Deportes
Tiempo de lectura: 4 minutos

La escoria de Margalida Rosselló

La polémica que rodea las obras de la carretera que une Llucmajor y Campos tiene algunas caras conocidas como indudables protagonistas. Por una parte, la exconsellera de Medi Ambient en tiempos de Francesc Antich (legislatura 1999-2003), Margalida Rosselló (Els Verds), así como otros miembros del Grup d’Ornitologia Balear (GOB).

Rosselló, antaño responsable de Medi Ambient del primer Pacte de Progrés, es ahora una de las más críticas con unas obras planteadas por el Partido Popular, reformuladas por el pacto MÉS per Mallorca- PSIB-Podem e iniciadas bajo el mandato del ecosoberanista Ensenyat en la pasada legislatura.

En este artículo, nuestra guionista y colaboradora Susana Hernández recrea, mediante su visión de la realidad ficcionada, una hipotética conversación entre Margalida Ramis y Amadeu Corbera, miembros del GOB,  quienes deciden llamar a Margalida Rosselló.

  1. DESPACHO DE AMADEU CORBERA, POR LA MAÑANA

El presidente del GOB, Amadeu Corbera, se encuentra en su despacho tramitando algunos documentos cuando entra su portavoz, Margalida Ramis.

Margalida sostiene en su mano el periódico Última Hora, dónde ha marcado un titular en concreto: “Un miembro del colectivo antiautopista autorizó en 2000 el uso de las escorias”.

MARGALIDA RAMIS:

(Agitada)

¿Lo has visto?

AMADEU CORBERA:

Cómo para no verlo… Llevo toda la mañana recibiendo llamadas de protesta de gente que…

Su frase se ve interrumpida por el sonido del teléfono. Corbera cuelga la llamada, molesto, y sigue hablando.

AMADEU CORBERA:

De gente indignadísima con el caso.

MARGALIDA RAMIS:

Y con razón. Rosselló se pasa la vida movilizándonos con sus pancartitas y luego resulta que en su momento prefirió abaratar costes antes que preocuparse por el medioambiente.

AMADEU CORBERA:

Ya, una hipocresía y todo lo que quieras, ¿pero ahora qué hacemos? La prensa siempre se hace eco de nuestras acciones. Eso nos beneficia cuando somos cuatro gatos en una manifestación y conseguimos salir en primera plana, pero no cuando, por uno solo de nuestros miembros, perdemos por completo nuestra imagen.

 

MARGALIDA RAMIS:

Bueno, también te digo que sabíamos a lo que nos enfrentábamos y que hemos confiado demasiado en que la gente se hubiera olvidado del tema.

(Pensativa)

No hay otra. Creo que deberías llamar a Margalida y decirle que perjudica nuestras acciones y protestas.

AMADEU CORBERA:

¡¿Yo?! ¡¿Y yo por qué?!

MARGALIDA RAMIS:

(Con ironía)

Ah, no sé, tal vez porque eres el presidente del Grup.

AMADEU CORBERA:

No, no, yo a esa no me enfrento. Calla, que entre mujeres os entendéis mejor. Ya verás cómo si hablas con ella todo se soluciona. ¿No eres la portavoz del grupo? Pues porta-tu-voz hacia ella y logra un acuerdo.

Mientras dice esto, Amadeu echa a Margalida de su despacho sin darle oportunidad de protestar por su decisión.

AMADEU CORBERA:

(Suspirando de alivio)

¡De la que me he librado!

  1. DESPACHO DE MARGALIDA RAMIS, POR LA MAÑANA

Margalida Ramis entra en su despacho, despotricando contra Amadeu Corbera.

Se acerca a la mesa, toma aire, y llama a Margalida Rosselló.

MARGALIDA RAMIS:

¡Marga! ¡Buenas! ¿Cómo va todo?

MARGALIDA ROSSELLÓ:

Otra igual… Margalida, no estoy de humor, ¿eh?

MARGALIDA RAMIS:

(Cambiando su tono, de cordial a enfadado)

Quién no está de humor soy yo, ¡no te jode! ¿Sabes el lío que tenemos en el GOB?

MARGALIDA ROSSELLÓ:

Mira, se lo dije a la prensa y te lo digo a ti: fue una decisión de extrema necesidad. Me encontré con una incineradora que producía cenizas sumamente tóxicas y las almacenaba al aire libre. Obligamos a la empresa a construir un depósito de seguridad, una planta de selección de envases y compost, y otra de tratamiento de escorias. ¡Pero no! ¡La gente solo recuerda lo de la autorización! Es odioso, ¿sabes a lo que me refiero?

MARGALIDA RAMIS:

¡Pues claro que no! ¿Hay mil materiales con los que construir una carretera y tienes que elegir el más tóxico posible? Ahora se te llena la boca hablando de materiales de residuo, estudios ambientales, seguridad y salud; pero entonces no pareció importarte nada de esto.

MARGALIDA ROSSELLÓ:

El Pacte era algo nuevo, y la única manera de averiguar cómo hacer o dejar de hacer las cosas era llevándolas a cabo. Todo esto fue un error, sí, y yo soy la primera a la que no le gusta la decisión que tomamos, pero no puedo cambiar el pasado. ¡Y no fue solo cosa mía! ¡Francesc también tuvo bastante que ver! Ya sabes cómo es él.

MARGALIDA RAMIS:

Si algo es Antich en todo este plan es un simple pelele que no se enteraba de la misa la mitad. No me vengas con excusas, Margalida, porque sabías perfectamente lo que hacías.

MARGALIDA ROSSELLÓ:

(En un susurro)

Todo el mundo comete errores…

MARGALIDA RAMIS:

(Poniendo los ojos en blanco)

No me digas que esa es tu excusa.

MARGALIDA ROSSELLÓ:

¡Dios! ¿No puedes aceptar que hace diecinueve años pudiera cometer un error? Ahora entiendo lo que sienten los políticos esos a los que recriminan tweets que escribieron siendo adolescentes. Era joven e inexperta…

MARGALIDA RAMIS:

(Firme)

Sí, y todos esos políticos fueron expulsados de sus cargos… Tú ya no tienes cargos de los que ser expulsada, pero parece que sigues buscando protagonismo, Margalida.

MARGALIDA ROSSELLÓ:

Así que para ir de manifestaciones todo bien, ¿pero al mínimo problema me abandonáis?

MARGALIDA RAMIS:

Esto no es un ‘mínimo’ problema, Rosselló.

(Con odio)

No sé por qué el Govern se gasta los 33 millones en la carretera entre Llucmajor y Campos, si para escoria ya te tienen a ti.

Margalida Ramis cuelga el teléfono y se recuesta en su asiento. Llevaba años queriendo desahogarse así contra Rosselló y, ahora que lo había hecho, la creciente oleada de problemas que se avecinaba le impedía disfrutar del momento.

Actualizado: 14 de marzo de 2022

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios

Enviar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

magnifiercrossmenuchevron-down
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram