Deportes
Tiempo de lectura: 4 minutos

Sánchez a Armengol: ¿Cómo puedo soportar lo insoportable?

Tras la audiencia con el rey Felipe VI, el presidente del gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se reunió con la presidenta balear, Francina Armengol. La guionista y colaboradora de CANAL4 Diario, Susana Hernández, recrea una vez más, la conversación que podría haberse dado entre ambos en la intimidad de Consolat de Mar.

  1. DESPACHO DE AUDITORIAS EN EL CONSOLAT DE LA MAR, POR LA TARDE

Aunque su auditoría estaba prevista a las 15:45, debido al retraso en sus reuniones, el presidente en funciones, Pedro Sánchez, llega casi una hora más tarde al Consolat de la Mar.

Allí le espera Francina Armengol, presidenta del Govern balear, quien le recibe con un solemne apretón de manos.

FRANCINA:

Gracias por venir, Pedro

PEDRO:

(Sonríe)

Siento la tardanza, hoy llevo un día de locos. ¿Nos sentamos?

(Señalando una de las sillas del despacho)

Armengol asiente, dando la impresión de ser ella la recién llegada y Sánchez el dueño del despacho.

FRANCINA:

(Visiblemente nerviosa)

Verás. El principal motivo por el que esperaba con ansias la llegada de esta reunión es para hablar acerca de la financiación de Balears.

La presidenta del Govern saca de su maletín multitud de impresiones, con estudios y recortes de periódicos hablando del tema. Le tiende uno de ellos a Sánchez.

FRANCINA:

¿Ves este titular de CANAL4 Diario? “Balears recibe 480 millones de euros menos de los que aporta al Estado”. Pedro, Balears es la segunda comunidad en términos de capacidad tributaria per cápita y, sin embargo, la novena en cuanto a recursos recibidos.

(Toma aire y decide seguir hablando, al ver que Sánchez se limita a leer el artículo sin mediar palabra)

Mira, entiendo que ahora mismo tengas mil cosas de las que ocuparte, pero el Estado debe 4.700 millones de euros a las comunidades autónomas, entre ellos 177 millones a Balears… Tengo a todos los miembros de la oposición y de la ciudadanía hablando de que en mi legislatura existe un gran agujero de presupuesto cuando, en realidad, no es más que una deuda…

(Traga saliva)

Así que si desde el Gobierno pudieran solucionarlo…

PEDRO:

(Sin levantar la vista del papel)

Tienes razón.

FRANCINA:

(Tremendamente ilusionada)

¿Sí?

PEDRO:

Sí. Tengo mil cosas de las que ocuparme.

FRANCINA:

P-ero…

PEDRO:

(Sin prestarle atención. Levantándose y prosiguiendo el resto de su discurso frente al espejo, retocándose la corbata y el cabello)

¿Qué has hecho hoy, Francina? Imagino que te habrás levantado, habrás desayunado y con calma habrás empezado a preparar esta reunión. ¿Sabes qué he hecho yo? He comenzado la mañana reuniéndome con Reyes Maroto, la ministra de Industria y Turismo en funciones. Después he cogido un avión, con una hora de retraso, y he venido aquí para reunirme con el rey. Primero su auditoría, luego el posado ante los medios, después el almuerzo… y ahora me queda hacer lo mismo contigo. Se lo dije al rey y te lo digo a ti: ¿crees que a mi mujer le hace gracia todo esto?

FRANCINA:

N-o…

PEDRO:

¡Exacto! Llevo todo el día, por no decir toda la semana o todo el mes, a base de reuniones que sé perfectamente que no servirán para nada porque no podré formar gobierno hasta que “el coletas” decida ceder.

(Girándose hacia Armengol, al percatarse de algo)

Pero tú… ¡tú llevas dos legislaturas pactando con ellos! Qué digo pactando, ¡manejándolos como quieres! Has sabido quitarte de encima a Jarabo… e incluso has amansado a Yllanes, que siempre se ha sentido un juez superior a todos nosotros, por encima del bien y del mal. ¡Y todo esto lo has hecho sin apenas despeinarte! ¿Cuál es tu secreto Francina?

FRANCINA:

Bueno, tampoco tenía un gran nivel en la oposición. Pero si me permites volver al tema de la financiación…

PEDRO:

(Interrumpiéndola)

Voy a ser franco contigo, Francina. No puedo pagar la deuda de Balears, ¿ha quedado claro? Entiendo que tengas que hacer el paripé ante los periodistas y venderles la moto, pero yo no puedo hacer nada al respecto. ¿Y sabes por qué? ¡Porque ni si quiera sé si podré llegar a ser presidente! Y no me es legalmente posible compensar a ninguna comunidad mientras esté en funciones. Por eso necesito tu consejo.

(Pensativo)

Hagamos un trato, ¿vale? Tú me enseñas cómo consigues tener la paciencia suficiente para soportar a los podemitas y, no solo tenerles de socios sino, incluso, bajo tu control. A cambio, cuando yo sea investido presidente, prometo que estudiaré el caso de vuestra financiación. ¡Será mi prioridad! ¿Qué te parece?

FRANCINA:

(Suspira)

Está bien. Supongo que con esta promesa podré tranquilizarles. Les diré que esta deuda está recogida por ley, así que llegará tarde o temprano, ¿no?

(Forzándose a sonreír)

PEDRO:

(Emocionado, estrechando su mano con efusividad)

¡Pues claro que sí! Bien, ahora cuéntame: ¿Cómo puedo soportar lo insoportable? ¿Cómo puedo aguantar lo inaguantable? En definitiva, ¿cómo puedo trabajar con Iglesias?

Actualizado: 14 de marzo de 2022 , , , , , , ,

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios

Enviar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

magnifiercrossmenuchevron-down
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram