Deportes
Tiempo de lectura: 2 minutos

No te lo perdonaré jamás Francina

Ahora que había organizado todas las cenas y comidas de navidad.

Ahora que había convencido a mi cuñado que era el número siete.

Ahora que me había librado de cocinar, limpiar y fregar.

Ahora que tenía el jamón, las gambas y el pulpo solo para mí.

Ahora vas y apareces tú.  Con ese gracejo que te caracteriza, ese hablar a destajo, esa naturalidad y desparpajo y decides que en las cenas y comidas podemos ser hasta diez.

Ahora que he estudiado Excel nivel superior, confeccionar cientos de tablas, dinámicas y fórmulas para poder organizar las comidas y cenas sin que se ofenda nadie.

Ahora que me había librado de poner el árbol. De darle a mis sobrinos el aguinaldo. Ahora vas y apareces tu para fastidiarlo.

Ahora, presidenta, no se como decirle a ese pesado y gorrón que todos tenemos que ya no es el número 7 pero que no se haga ilusiones porque ahora es el número 11.

Si, presidenta, ahora que habíamos organizado unas navidades tranquilas, tirados todo el día en el sofá con la parienta, ahora, presidenta, llegas tu y todo a la mier…

Y es que, presidenta, ahora tendré que ver el discurso del rey porque a mi suegro le gusta y no es capaz de entender que a nosotros no, pero, presidenta, haber quién se lo cuenta.

A mí, presidenta, me gusta la comida completa, con todos sus componentes y ahora tendré que hacer un menú sin gluten y comer pan de espelta porque mi cuñada no los tolera.

No te lo perdonaré jamás Armengol, porque tu sumisión al gobierno central, tu incapacidad para levantar la voz y exigir lo que nos conviene a los baleares nos lleva, otra vez, hacer lo que nos imponen desde Madrid.

Estas navidades no serán como las demás, claro que no, no serán como yo las había planeado, ni como las habían planeado los miles de funcionarios interinos que trabajan en unas condiciones de desigualdad y de inestabilidad. No serán como las habían planeado los miles de empleados de la sanidad pública, ni los de las fuerzas de seguridad del estado que cobran 180.-€ mensuales de plus de insularidad mientras que tus enchufados cobran 1.800, -€ mensuales.

No serán como las habían soñado los miles y miles de parados que no cobran sus prestaciones, los miles de autónomos que ven como no les llegan las ayudas prometidas, las familias en riesgo de exclusión social que no les llega el tan esperado ingreso mínimo vital.

Los cientos de familias sobre los que pesa una orden de desahucio, los miles de migrantes sin papeles, los que viven en las calles, los de las colas del hambre. Estos, todos estos, no tendrán una navidad normal.

Por todo lo anterior y por mucho más, no te lo perdonare jamás Francina.

Actualizado: 14 de marzo de 2022 , , , , , , ,

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios

Enviar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

magnifiercrossmenuchevron-down
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram