Deportes
Tiempo de lectura: 3 minutos

La cena de nochebuena, los ricos, los pobres y las vacunas

Llevamos unos días, incluso semanas, que lo único que nos importa es saber cuantos nos podremos sentar a la mesa durante estas navidades y hasta que hora podremos estar de fiesta, como si esto fuera lo más importante.

Da la sensación de que no nos importe que ha día de hoy más de 47000 personas han fallecido en España por culpa del coronavirus, y de estos, 425 fallecieron en nuestra comunidad autónoma, pero estamos decididos a que este trágico hecho no nos amargue las navidades y nos lamentamos dramáticamente sobre las restricciones que sufrimos y las medidas que nos imponen como consecuencia de esta evidente y manifiesta irresponsabilidad individual.

Ayer pudimos ver hasta la saciedad como se le administraba la primera dosis, de la tan esperada vacuna, a la Sra. Margaret Keenan, británica de 91 años, presentada al mundo entero como una autentica heroína que nos animaba a todos a seguir sus pasos y de esta forma salvarnos todos, o, casi todos.

Sí, casi todos, porque los países mas pobres lo van a tener mucho más difícil, o, para ser exactos, los países más ricos y desarrollados no se lo van a poner fácil.

Y es que hoy se hacia público como los países mas ricos han comprado 9.800 millones de vacunas. Teniendo en cuenta que en el mundo hay algo más de 7.700 millones de personas, no es descabellado pensar que nos sobran vacunas. Nada más lejos de la realidad y es que mientras que Europa ha comprado dosis suficientes como para vacunar dos veces a toda la población de la UE, Perú solo ha podido comprar una vacuna para cada 10 habitantes, o lo que es lo mismo, 9 peruanos se quedarán sin poderse vacunar.

Pero hay casos todavía más sangrantes como Estados Unidos. Los americanos tienen comprometidos 2.600 millones de dosis para una población de 332 millones de americanos. Dosis suficientes como para vacunar casi 8 veces a cada americano.

El Brasil de Bolsonaro, gran negacionista de la pandemia y uno de los países con una mayor incidencia de la enfermedad y con mas de 178.000 fallecidos, solo tiene vacunas para uno de cada 3 brasileños.

Aquí, en casa, en nuestro País no es que vallamos sobrados. España solo ha comprado vacunas para algo más de 36 millones de españoles, aunque según los epidemiólogos serían suficientes para contener al virus.

Una vez más los países ricos demuestran su falta de solidaridad con los más pobres, aunque esta vez el resultado de esta falta de solidaridad se puede volver en nuestra contra.

La solución a la pandemia no será si no se actúa de forma global y esta vez, más que nunca, es necesario que los que más (vacunas) tienen las compartan con los más pobres, aunque solo sea por puro egoísmo y para salvarnos todos. O, como poco, para salvarnos los que vivimos en países más ricos y adelantados.

Pero bueno, ahora eso no importa, lo importante es que estas navidades podamos celebrarlas todos juntitos, comiendo y bebiendo como si no hubiera un mañana, como si ser felices a la fuerza fuese lo único que nos puede salvar.

Luego, cuando tengamos que sufrir las consecuencias, nos quejaremos y le echaremos la culpa al vecino o, lo que es más fácil, la culpa será de los migrantes.

Que Dios o Pfizer nos cojan confesados, bien cenados y bien bebidos por supuesto.

Actualizado: 14 de marzo de 2022 ,

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios

Enviar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

magnifiercrossmenuchevron-down
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram