Deportes
Tiempo de lectura: 2 minutos

Colapso en el Aeropuerto de Palma por falta de personal

,

La historia se repite cada año. Con la llegada del turismo, las instalaciones del aeropuerto mallorquín se colapsan en las horas más activas del día. Además, la falta de personal es una denuncia constante de los trabajadores de Son Sant Joan.

Colas para pasar el control de seguridad en las zonas de embarque… Colas en los servicios públicos y baños… Colas en el control de pasaportes… Colas, colas y colas.

Esta es la imagen y la realidad que padecen los viajeros que transitan por el aeropuerto de Palma en cuanto llega la temporada alta.

Una mala imagen y una realidad incómoda que sufren tanto los turistas extranjeros y nacionales como los ciudadanos de aquí -los mallorquines-, que ven como la principal puerta de entrada y salida de su casa -una isla en medio del mar sin autopistas ni vías de tren hasta el continente- está taponada y pierden muchas horas de su tiempo, si es que no pierden el vuelo.

La institución responsable de la gestión del aeropuerto de Palma es la empresa semipública estatal Enaire, que depende del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana del Gobierno de España. Una compañía centralizada con sede en Madrid y que administra los aeropuertos de las Islas Baleares muy lejos geográficamente de la realidad insular, con la misma atención y distancia que también mantiene con las terminales aéreas de, por ejemplo, León, Avilés o Almería.

Las colas enormes y de horas que se forman en los controles de acceso a las zonas de embarque a las aeronaves, una realidad cotidiana en Son Sant Joan, se suman a las que soportan los turistas británicos al llegar a Mallorca. Desde que el Reino Unido abandonó la Unión Europea, los súbditos de la Reina Isabel tienen que exhibir obligatoriamente su ‘British Passport’ para ingresar en España y los agentes de la Policía Nacional destinados a este menester, según también denuncia el sindicato policial SUP, son claramente insuficientes para el volumen de viajeros a los que deben atender.

Una muestra más de la ineficaz gestión que padecen los pasajeros que transitan por Son Sant Joan es que todos los viajeros recorren el mismo circuito, ya sean turistas de regreso a sus hogares de origen o los residentes mallorquines, que van al aeropuerto porque no les queda más remedio si es que tienen que abandonar la isla para realizar gestiones en la península.

Dos realidades y un solo problema: colas para los que se van después de las vacaciones y colas para los que van a trabajar. La misma enorme cola, pero con dos consecuencias: llegar un poco más tarde de lo previsto a tu país de origen o perder el avión y, con ello, perder todo el día por culpa de una mala gestión de la empresa estatal Enaire, inadecuada a las necesidades que exigen y necesitan solventar los mallorquines.

Actualizado: 20 de mayo de 2022 ,

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios

Enviar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

magnifiercrossmenuchevron-down
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram