Deportes
Tiempo de lectura: 2 minutos

Contradicciones entre los policías locales del atropello del Paseo Sagrera y los testigos presenciales

,

En la madrugada del dos de junio un coche patrulla de la Policía Local de Palma atropelló mortalmente a un peatón, y otros dos resultaron heridos de gravedad, en el Passeig Sagrera. Un mes después, el caso todavía continúa investigándose debido a las contradictorias declaraciones de los policías implicados y de los testigos.

En un primer momento, la Policía Local de Palma se encargó de llevar a cabo la investigación del grave accidente que provocó el coche policial cuando estaba en una supuesta persecución. Sin embargo, pocos días después, el Juzgado de Instrucción número 8 de Vía Alemania de Palma ordenó a la Guardia Civil de Tráfico que se encargara de la investigación del caso para que no se produjeran alteraciones de los hechos durante el curso de esta.

Un mes después del atropello, todavía hay contradicciones de lo ocurrido y las grabaciones de las cámaras de seguridad no han permitido apreciar de forma clara el estado del pavimento con el que el policía afirma que, al estar mojado, fue un factor determinante para que se produjera el accidente.

Y es que, en el informe policial se incluyen diferentes declaraciones de testigos, donde la mayoría cuentan que el suelo estaba seco hasta que el vehículo chocó contra las jardineras o que un empleado de Emaya tiró agua para limpiar la zona. Del total de los testigos, cuatro afirman que el suelo estaba seco antes del atropello y que después del impacto se aproximó un camión pequeño de Emaya con un solo operario, quien mojó la acera donde ocurrieron los hechos y el pavimento de piedra donde perdió el control el vehículo policial.

Unos datos que Fibwi Televisión ya recogió el pasado día 3 de junio, cuando trabajadores públicos confirmaron a esta cadena fuera de cámaras que en el lugar donde el vehículo perdió el control no estaba mojado y que, una vez producido el impacto del vehículo contra las víctimas y el mobiliario urbano, uno de los aspersores se rompió y mojó la acera. También explicaron que pocos minutos después del accidente, empleados públicos de EMAYA se personaron en el lugar de los hechos para limpiar rápidamente la zona.

En el atestado provisional, en el que todavía falta incluir el informe técnico y las conclusiones finales de los investigadores, las personas que estuvieron en el momento del accidente, coinciden en que el coche llevaba las señales luminosas encendidas, pero no las acústicas.

Actualizado: 6 de julio de 2022

Noticias relacionadas

Comentarios

No hay comentarios

Enviar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este formulario recopila tu nombre, tu correo electrónico y el contenido para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información, revisa nuestra política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

magnifiercrossmenuchevron-down
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram